Seguridad Vial en Familia

¿Quieres que Seguridad Vial en Familia de una charla en tu colegio, asociación, tienda, ect...?
Solo tienes que llamarnos al 669479989 o envía un email a seguridadvialenfamilia@gmail.com.

lunes, 30 de marzo de 2015

Los 6 riesgos de la reutilización de sillitas de seguridad infantil


A diferencia de los países nórdicos, donde el mercado de ocasión de artículos para el bebé se halla muy arraigado, en España tradicionalmente el primer bebé estrenaba todo aquello que le rodeaba.
Con la llegada de la crisis, no obstante, los productos de puericultura tienden a reutilizarse.
Nuevos modelos de negocio como Cash Converters o eBay se han extendido rápidamente en los últimos años comercializando con productos de ocasión.
Estas prácticas, que fomentan valores como el consumo responsable y la sostenibilidad ambiental, entrañan ciertos riesgos cuando hablamos de dispositivos de seguridad infantil.
Las sillitas de automóvil suelen llegar en buen estado aparente al final de su vida útil.
Un cambio de funda, que se puede adquirir fácilmente como repuesto, y ya tenemos la conciencia tranquila. Según la última encuesta del Grupo Sfera, la tasa actual de reutilización de dispositivos de seguridad infantil en España es del 47%.
Los profesionales del sector tenemos la responsabilidad de aconsejar adecuadamente al consumidor para que escoja su equipamiento de seguridad con un criterio formado.
Es pues, importante que conozcamos bien los riesgos de reutilizar estos dispositivos:

1. La sillita no ofrece la misma protección después de un accidente
Una sillita de la cual no conozcamos su historial puede haberse visto envuelta en un accidente de tráfico. No es necesario que sea ni violento ni aparatoso para desaconsejar el uso del dispositivo.
Lo entenderemos fácilmente si intentamos partir una varilla metálica a base de doblarla. La primera vez que la doblemos no la vamos a romper. Pero si lo hacemos una segunda vez probablemente lo consigamos.
De modo análogo cualquier impacto, aunque no deje rastros visibles, puede ocasionar microgrietas de difícil detección que modifiquen la respuesta del dispositivo en una segunda colisión.
Los fabricantes van incorporando cada vez más materiales deformables en los dispositivos de retención, pues tal como sucede con las estructuras deformables delanteras de los automóviles actuales, disminuyen en gran medida la carga del impacto en los ocupantes.
Por ejemplo, los dispositivos de retención desde la versión 03 de la homologación R44, llevan una capa de material deformable en aquellos puntos donde impacta el cuerpo del ocupante. Si este material ha sido ya impactado, difícilmente seguirá deformándose en una segunda ocasión.

2. Los materiales plásticos se degradan con el tiempo
El polímero es un material plástico con unas propiedades mecánicas especialmente indicadas para su uso en la estructura de los dispositivos de seguridad infantil para el automóvil.
Estas propiedades mantienen una respuesta óptima durante el tiempo de utilización para el que fueron concebidos, pero no son estables mucho más allá.
La luz solar emite rayos UV de alta energía que desprenden los electrones de las moléculas de los polímeros, degradándolos con el tiempo.
Su almacenamiento prolongado en altillos, trasteros o garajes en condiciones de temperatura y humedad variables alteran también las propiedades mecánicas de los plásticos.
La consecuencia es que la respuesta del dispositivo ante un impacto dista mucho de la que ofrecía cuando fue adquirido.
En Estados Unidos y Canadá es habitual que estos dispositivos incluyan una fecha de caducidad más allá de la cual el fabricante declina su responsabilidad ante un accidente.
Técnicamente podrían fabricarse con materiales que garantizaran un uso más prolongado, pero a un coste que no justificaría su reutilización.
El dispositivo más vulnerable es el portabebés del Grupo 0+ (de recién nacido hasta los 13 Kg de peso), pues su uso va más allá del automóvil y el tiempo de exposición a la luz solar puede ser elevado. En especial si no conocemos a quien lo ha utilizado con antelación. La recomendación de los fabricantes es la de no utilizarlo pasados 5 años.
Los dispositivos del Grupo I reciben menos radiación directa pero permanecen más tiempo dentro del automóvil durante su vida activa, donde pueden estar sujetos a cambios importantes de temperatura. La recomendación es retirarlos al cabo de entre 5 y 7 años.
Los dispositivos del Grupo II/III son los menos afectados, porque exponen menor superficie a la luz solar y porque su estructura sufre menos durante el impacto, pero si un solo niño lo puede utilizar durante 8 años seguidos, su reutilización se sale completamente del uso razonable para el que fue diseñado.

3. El desgaste del arnés
El arnés proporciona una sujeción adecuada del ocupante al dispositivo siempre que se halle correctamente tensado, ajustado a la altura de los hombros y se mantenga en buenas condiciones de conservación.
El roce prolongado contra elementos como cremalleras o botones metálicos, así como su limpieza con productos abrasivos puede dar lugar a deslizamientos entre los elementos de ajuste que ocasionen una retención defectuosa en condiciones de impacto, disminuyendo el intervalo disponible para la deceleración, y multiplicando los efectos de la inercia en el cuerpo del ocupante.

4. El dispositivo puede estar incompleto
Es habitual que al cambiar de propietario el producto se halle incompleto.
La ausencia de manual de instrucciones puede acabar en una instalación deficiente del dispositivo. La etiqueta identificativa del modelo y homologación ilegible puede hacernos creer erróneamente que el dispositivo es el adecuado para nuestro hijo.

5. La vigencia de la homologación
La sociedad demanda niveles crecientes de seguridad en paralelo a los avances técnicos.
Lo que ayer se consideraba seguro, hoy se ve como peligroso.
Para proteger al consumidor, las normativas que debe cumplir un dispositivo de seguridad van adecuándose con el tiempo.
Pensemos por ejemplo en los ocupantes de un Seat 600, con los asientos sin reposacabezas, al recibir un impacto trasero.
Todo dispositivo de seguridad infantil para el automóvil debe llevar una etiqueta con la versión de la homologación bajo la que ha sido fabricado.
La versión vigente es la R44/04. Las dos primeras, la R44/01 y la R44/02, no sólo han prescrito sino que su uso está prohibido en toda la Comunidad Europea. El uso de los dispositivos fabricados bajo la R44/03 está aun permitido, pero su comercialización está ya prohibida en la Comunidad. Es una señal que deberíamos tener en cuenta antes de seguir utilizándolos.

6. Los avances en seguridad
Cada año salen al mercado nuevos avances que aprovechan los resultados de las últimas investigaciones en materia de seguridad.
Isofix, Top Tether, nuevos materiales deformables, nuevos sistemas de absorción de energía…
Si queremos lo mejor en seguridad aprovechemos los últimos avances que la tecnología nos pueda ofrecer. El día del impacto lo vamos a agradecer.

Texto extraído del Blog: Sillas Auto.

jueves, 26 de marzo de 2015

En el Parque

Estaba el otro día con mi hijo jugando en el parque cuando aparecieron tres familias y se acercaron a la zona donde estábamos nosotros. Venían un papá y una mamá con su hijo, una mamá con su hija y una futura mami de gemelos.
Los pequeños empezaron a jugar entre ellos y viendo que los adultos parecían gente formada y consciente, trabajadores de la rama sanitaria, me aventuré a presentarme y hacerles conocedores de la existencia de este blog de Seguridad Vial en Familia.
Y les pregunté qué sistema de retención infantil estaban usando en sus vehículos. La futura mami comentó que ella iba a heredar dos "maxicosis" de alguien cercano y que tampoco había indagado mucho en la Seguridad Infantil. Y que no era algo que le importase mucho en esos momentos… El asombro y estupor empezó a surgir en mi cara. Mi dije a mi mismo que había que ayudarla…Le comenté que a contramarcha era lo más seguro para los bebes, especialmente aún más si cabe, en recién nacidos. Que la mejor inversión en Seguridad que podía hacer era conseguir una silla del grupo 0+ /1, a contramarcha, que le duraría hasta los 18 kilos de peso de sus gemelos. Pero ella seguía en sus treces: “No, no, me dejan la silla y luego ya veré, pero no me preocupa mucho. Además, si tengo alguna duda me voy al Corte Ingles que mi familia siempre ha comprado allí las cosas para los bebés…” La primera en la frente.
Mi atención se fue entonces hacia la familia de papi, mami e hijo. Les pregunté qué silla tenían y ellos, muy orgullosos, me contestan que tenían la mejor del mercado, la que mejores resultados tenía en el test del Race, y que además era la que le habían recomendado en el mismo establecimiento que la otra chica. Era una silla con escudo central, que según el vendedor era la “bomba” en Seguridad. Les pregunté si habían probado la silla con su hijo y me dijeron que NO, y que además el pequeño se encuentra super incomodo en esa silla y que no quiere subirse. Les informé de las sillas a contramarcha y si en ese establecimiento le habían ofertado ese tipo de sillas…” ¿A contra qué…? Ni idea…” 
A contramarcha, les dije. Mejora la seguridad 5 veces más que la silla que va mirando al frente, reduce el latigazo cervical en los pequeños, protege la columna, hombros y cabeza del niño… 



Les comenté que las sillas con escudo central en caso de accidente pueden producir lesiones abdominales, torácicas e incluso fisuras en las costillas flotantes. Que se están dando casos donde el bebé incluso llega a golpearse con su cabeza contra el escudo al torcerse su cuerpo, que en caso de accidente con vuelco, el escudo no garantiza la seguridad del niño ya que este va sin ningún arnés, pudiendo salir expulsado del vehículo. Incluso, en los países punteros en seguridad vial infantil como los de la zona nórdica, están estudiando prohibirlos.


  
Pero nada, erre que erre, que el vendedor les aseguraba que era lo mejor. Les comenté que los vendedores de ese establecimiento  un mes están vendiendo sillas y al otro en calzado o deportes y que no solían estar bien formados, pero ni con esas…
Así que al final, mi gozo en un pozo.
Tenemos que seguir informando a las familias  que a contramarcha, SIEMPRE es más seguro…


martes, 17 de marzo de 2015

EL SISTEMA I-SIZE Y LOS GRUPOS POR PESO

En el mundo de la seguridad vial infantil, a día de hoy podemos encontrar dos sistemas para llevar a nuestros hijos. O bien llevarlos en un sistema de retención basado en su peso, como hasta el día de hoy o bien llevarlos en los nuevos sistemas I-Size basados en la altura del pequeño.
Consideramos nuevo al sistema I-Size si bien es cierto que está en vigor desde el año 2013 aunque en España apenas hay oferta de este tipo de sillas. Ambos sistemas van a estar conviviendo hasta el año 2018, cuando ya si será obligatorio que todo sistema de retención infantil que salga a la venta sea ya en formato I-Size. Mientras tanto, se pueden seguir comprando y vendiendo sillas con el actual formato por peso.

Actualmente  el sistema más ofertado es por peso. Así nos encontramos cuatro grupos en este tipo de sistemas de retención.
Grupo 0, que abarca desde el nacimiento hasta los 10 kilos.
Grupo 0+ que engloba desde el nacimiento hasta los 13 kilos.
Grupo1 que va desde los 9 a los 18 kilos
Grupo2/3 que va desde los 15 hasta los 36 kilos.

Podemos encontrar sistemas de retención que engloben más de un grupo, siendo el más  recomendable el que tenga un rango de acción del grupo 0+ al 1. Esto sería una silla donde pudiésemos llevar a nuestros hijos desde el nacimiento hasta los 18 kilos. Lo sistemas de retención que intentan abarcar más de un grupo, como por ejemplo los que se venden bajo la denominación grupo1/2/3 no son muy recomendables, ya que en algún momento del crecimiento del bebé, este quedará sin la adecuada protección, bien por arriba o por abajo.

¿Qué nos va aportar el sistema I-Size?

El sistema I-Size va a traer sillas más completas en seguridad infantil.

Por ejemplo, la clasificación actual de sillitas por grupos de peso se sustituye por un intervalo de estatura. Así, cada fabricante deberá indicar entre qué estaturas está recomendada cada sillita (por ejemplo, entre 40 y 100 centímetros).
Para conseguir la homologación, las sillitas deberán superar una prueba de choque lateral. Esta prueba no era obligatoria hasta ahora con el consiguiente riesgo para los pequeños de que la homologación de sus sillas no tuviese en cuenta este tipo de golpes, más común de lo que se piensa.  
Todos los niños hasta 15 meses deberán viajar en sentido contrario a la marcha del vehículo.  Esta nueva obligación solo debe aplicarse a los SRI homologados según “I-Size”. Como todos saben, la forma más segura de llevar a nuestros hijos es a contramarcha y por fin se va a conseguir en España una medida que obligue a llevarlos de esta forma, aunque sea hasta los 15 kilos.
“I-Size” promueve la universalidad en el ajuste de las sillitas al vehículo. Se va a promover un sistema de anclaje “I-Size” en el vehículo que será compatible con todas las sillitas homologadas según la nueva normativa. Estas sillitas serán compatibles con los vehículos equipados con Isofix

Con todas estas mejoras, esperemos que los fabricantes ofrezcan mejores sillas y mas oferta de modelos a contramarcha.
Etiqueta identificativa I size para el rango 60/105 cms

viernes, 13 de marzo de 2015

El primer sistema de Retención Infantil

Siempre me gusta iniciar mis charlas y talleres con esta pregunta… ¿Cuál es el primer Sistema de Retención Infantil que tenemos que usar?
A veces recibo todo tipo de contestaciones como que si el maxicosi, el capazo, ect…
Pero siempre hay alguien que acierta con la respuesta correcta… el primer sistema de retención infantil es el cinturón de seguridad.
Mucho se ha escrito acerca de que el cinturón de seguridad es molesto y peligroso para las embarazadas y en especial, para el feto. Nada mas lejos de la realidad…el cinturón de seguridad BIEN colocado ni es molesto ni es peligroso.
Por mi experiencia en la carretera, me he encontrado a veces con diferentes situaciones: La embarazada que lleva un cojín entre su cuerpo y la banda del cinturón, quien lleva una pinza para aflojar la tensión del mismo, etc… Pues es en ese tipo de situaciones,  cuando no usamos bien el cinturón cuando realmente es peligroso…
Hace años el reglamento de circulación permitía excluir a las embarazadas de su uso, siempre con un certificado médico donde lo hiciera constar.
Las embarazadas deben abrocharse SIEMPRE el cinturón de seguridad en todos los asientos del vehículo, siguiendo estos consejos:
La banda inferior debe ir por debajo del abdomen, ajustándose lo máximo posible a la zona ósea de las caderas, recordando que NUNCA deberá ir sobre la barriga
La banda diagonal siempre sobre el hombro, sin rozar el cuello, entre los senos  y rodeando el abdomen

Nunca debemos usar el cinturón de manera que queda con holgura, siempre tenso.

Fuente: DGT

Fuente: DGT
En el primer dibujo vemos como se abrocha correctamente el cinturón de seguridad una embarazada.
En el segundo, vemos como NO debemos llevarlo.




domingo, 8 de marzo de 2015

Nace Seguridad Vial en Familia

Mi nombre es Jesús Rodríguez, Experto Universitario en Reconstrucción de Siniestros viales, Experto Profesional en Seguridad Vial, diplomado en Psicología del Trafico e Investigador de Accidentes de Trafico.
Seguridad Vial en Familia nace para ayudar a todas las familias en el delicado campo de la Seguridad Vial y los más  pequeños.
Desde aquí queremos ayudar a las familias en el delicado campo de la adquisición de los sistemas de Seguridad Infantiles para sus vehículos.
En nuestra pagina de Facebook Seguridad Vial en Familia iremos subiendo información de manera continua acerca de todos estos temas.