Seguridad Vial en Familia

¿Quieres que Seguridad Vial en Familia de una charla en tu colegio, asociación, tienda, ect...?
Solo tienes que llamarnos al 669479989 o envía un email a seguridadvialenfamilia@gmail.com.

martes, 28 de abril de 2015

¿Sillas de un grupo específico por cada fase o multigrupo?


Muchos pediatras aseguran que sólo las sillas específicas garantizan el máximo nivel de seguridad, confort y funcionalidad, pues están pensadas para cubrir únicamente un tramo de peso, su morfología es la que mejor se adapta al cuerpo del niño. Pero, por esta misma razón, su vida útil es más corta.
Las sillas para el coche multigrupo o  polivalentes son una elección mucho más ventajosa a nivel económico, ya que están ideadas para abarcar dos y hasta tres tramos de peso. Se pueden usar durante muchos años, pero, dado lo poco que tiene que ver el cuerpo de un bebé de dos años con el de un niño de diez, arrojan peores resultados en las pruebas de seguridad
Lo ideal, por tanto, es comprar una silla para el coche especial para cada fase o como mucho que abarquen dos grupos. 
Las sillas específicas del grupo 2 y 3 se reparten en tres categorías
1.-Con respaldo rígido
2.- Con respaldo extraíble 
3.- Cojines elevadores. 

Pero sólo la primera opción es recomendable. Cuando el niño ya es mayor y se hace uso del cojín elevador, al quedar más alto su cuerpo se  queda desprotegido en caso de impacto lateral. Además, aunque el cojín le suba a la altura adecuada, hay riesgo de que el cinturón se desplace o el niño se deslice por debajo –el llamado efecto submarino–, sobre todo si, durante el viaje, decide echar una cabezadita.
Hacer del desplazamiento un juego y tener en cuenta su opinión son dos claves para evitar que rechace de plano su nueva silla de ‘niño grande’. Además de esto, recuerda que:

  • La hebilla –del cinturón de seguridad o del arnés– no debe tocar las partes rígidas de ella, pues con el contacto podría abrirse. 
  • Dejar que tu hijo se familiarice con su silla, pero enséñale que nunca debe jugar con los elementos de seguridad.
  • No dejar objetos sueltos en el interior del habitáculo; en caso de impacto, podrían herirle. 
  • Asegúrate de que el cinturón de seguridad queda tensado y sin pliegues, pero sin comprimir el tórax del niño (para comprobarlo, tu mano debe pasar sin problemas entre su espalda y el respaldo de la sillita). 
  • Prestar atención al acolchado. Hay sillas con buenas protecciones laterales, pero si el revestimiento es demasiado fino, sólo amortiguará de manera moderada. 
  • Pedir al vendedor que te haga una demostración e Insistir en que te dejen probar la silla en tu coche y hazlo en varios asientos.
  • Probar y comparar varios modelos hasta tener claro cual es el que mejor se adapta a nuestro hijo y a nuestro vehículo.
Y recordar que en la seguridad de nuestros hijos no se deben escatimar recursos.





Fuente: www.Autobild.es

miércoles, 22 de abril de 2015

Su seguridad depende de nosotros

Hace un tiempo, tuvimos que actuar en un accidente de circulación. Nos avisan por la central de que había ocurrido un grave accidente en la autovía hacia el sur, donde al parecer estaba implicado un solo vehículo, el cual tras haberse salido de la vía dio varias vueltas de campana sobre si mismo, quedando en su posición final volcado sobre su techo.




Hacia el lugar del accidente encaminamos nuestros pasos mi compañero y yo y al llegar al sitio del siniestro ya se encontraban allí otros dos compañeros así como una ambulancia, en cuyo interior estaba siendo atendida la conductora del vehículo accidentado.
La situación de la conductora era poco menos que dantesca, ya que la misma iba con evidentes síntomas de haber ingerido alcohol y sospechosa de ir bajo la influencia de drogas. 
Una vez que hacemos una primera inspección ocular del lugar del accidente, observamos con cierto temor, como del interior del coche había salido despedidas dos sillas de retención infantil. Ante el temor de que en el interior del mismo hubiesen ido algún menor, le preguntamos a la conductora si circulaba sola en el momento del accidente, a la que nos respondió que si.
Pero la experiencia labrada a base de atender a tantos accidentes, nos decía a los cuatro que no, que en el coche iba alguien más. Y principalmente fue gracias a la insistencia de los compañeros Rafa y Ruper, los cuales estaban convencidisimos de que alguien más iba en el coche lo que nos llevo a encontrar, casi una hora más tarde al pequeño Jorge, el cual se encontraba entrelazado entre las ramas de un matorral. Afortunadamente, el pequeño solo tenía una lesión en la cadera de la cual fue atendido en el Hospital Insular y pudo volver a hacer vida normal.
No voy a entrar en valorar la actuación d esa madre, que bebida y drogada fue capaz de meter a su hijo en el coche e intentar hacer un viaje de unos 60 kms que era lo que distaba desde el punto de inicio del mismo hasta su casa. La vida de este pequeño la hacia en una familia totalmente desestructurada, con unos padres separados, con el papá viviendo en la península y la mamá pasando una mala racha a nivel personal.No voy a entrar en ese tema.
Lo importante vino días después, cuando al llegar el padre a la isla y ya que la madre seguía ingresada, pudimos hacer una exploración al menor en presencia de su padre. Al preguntarle si llevaba el cinturón de seguridad puesto nos dice que si, que siempre se lo abrochaba él y que su mami a veces se aseguraba de que estuviese bien puesto, pero que aquella noche no lo había hecho...
Y hasta aquí quería yo llegar. Primero nos encontramos con un SRI de grupo 2/3 sin respaldo, esto es el menos seguro de todos...

Y luego una madre que NO se preocupó en ningún momento de verificar si su hijo iba bien sujeto en el coche. 
Y es que la seguridad de ellos depende de nosotros. Somos nosotros, los adultos, los que tenemos que asegurarnos SIEMPRE de que nuestros hijos vayan bien sujetos y atados en el coche, los que NO nos podemos relajar y porque vayamos a circular unos pocos kilómetros llevemos a veces sueltos y sin ningún tipo de seguridad a nuestros pequeños.
Eres tu , papá, mamá, abuelo , tio, hermano mayor...el que tiene que cuidar de los más pequeños.
Su seguridad depende de ti, no lo olvides.









domingo, 12 de abril de 2015

Charla en Fuerteventura

El pasado sábado día 11 de abril, Seguridad Vial en familia fue invitado por la asociación Pro Lactancia y Crianza Respetuosa de Fuerteventura  Tetas y Brazos a dar una charla en Puerto del Rosario, acerca de los sistemas de retención infantiles , Nueva ley de Trafico y demás aspectos de la seguridad vial que estan relacionados con la seguridad de nuestros hijos. 
La verdad es que el trato recibido por parte de dicha asociación y en particular por su presidenta Gisela Feldman  ha sido exquisito. Nos buscaron un lugar perfecto para dar la charla, en el Salón de Actos del Centro Bibliotecario Insular, lugar que resultó ser perfecto para poder darla con total comodidad.
Unas 45 personas se acercaron y durante unas dos horas pudieron recibir bastante información acerca de todo lo que atañe a la seguridad vial y a nuestros pequeños. 
Por mi parte, decir que fue un placer enorme poder acudir a Fuerteventura y que me tienen a su entera disposición y con ganas de repetir allí.



 

lunes, 6 de abril de 2015

Nuestra silla

Comprar un buen sistema de retención infantil en Canarias es bastante complicado por la escasez de oferta que tenemos en nuestras islas. Y es que , apenas llegan buenos productos a las islas. 
Cuando supimos de la buena noticia del embarazo de mi mujer, empezamos en la ardua tarea de buscar un buen sistema de retención para nuestro pequeño. Varios meses antes de su llegada al mundo ya teníamos la silla en casa. tanto mi mujer como yo sabíamos lo que queríamos en este sentido: Una silla a contramarcha. Después de mucho navegar por la red, nos quedó bastante claro que a contramarcha es lo más seguro. 
Pero claro, al ir a comprarla en la isla, nos dimos de bruces con la triste realidad de la seguridad vial infantil que tenemos en nuestra tierra. Cargados de ilusión encaminamos nuestros pasos hacia unos grandes almacenes y con toda la ilusión del mundo preguntamos por la oferta de sillas a contramarcha que tenían..." ¿A contra que?" "Eso no existe" , "Bueno si existe pero está prohibido", " En España no lo van a permitir..." fueron algunas de las respuestas del vendedor... Nuestro gozo en un pozo...
También en nuestro grupo de preparación al parto nos encontrábamos con las mismas caras de estupor y extrañeza ante lo que queríamos para nuestro hijo... Si en la península ibérica las familias son reticentes en llevar a contramarcha a los niños, en Canarias aún más.
No nos vinimos abajo y seguimos buscando y finalmente encontramos lo que buscábamos en la isla vecina de Tenerife. Afortunadamente, a día de hoy, ya es posible encontrar buenas sillas acm en Gran Canaria, especialmente gracias a con·toda·seguridad
Pues hacia Tenerife me embarque y me traje puesta mi silla ya en el viaje de vuelta, tres meses antes de la llegada de nuestro ángel. Desde el primer día que mi hijo salió al mundo, el va en su silla a contramarcha. Hoy, 20 meses después sigue así y de esta manera estará el máximo tiempo posible. 
A pesar de los contratiempos que te llegaban de los "supuestos" entendidos en la materia, que se jactaban de que el niño no iba  apara de llorar al no verte, de que se iba a agobiar viendo el respaldo del coche y todo tipo de lindezas parecidas. 
Yo no me canso de decirles a todos los que me preguntan de los beneficios de ir a contramarcha, tales como: 
¿ Que porqué es tan importante llevar a los niños el mayor tiempo posible a contra marcha? 
Porque los padres no tenemos en cuenta la importancia de la proporción del cuerpo de nuestros hijos ni de que en caso de accidente, las partes más vulnerables del cuerpo, como por ejemplo la cabeza, son las que más daños graves sufren y a la hora de elegir una silla parece que nos olvidamos de esto y lo único que nos importa es el precio de la misma y no la seguridad que proporciona. Si queremos conseguir una protección eficaz, nuestra silla de auto deberá salvaguardar de manera exquisita las partes más frágiles de nuestro hijo: la cabeza, el cuello y los órganos internos.
Por último me gustaría hacer una reflexión personal y lanzar una pregunta que pasa por mi cabeza cada vez que veo a niños menores de 4 años viajando en dirección a la marcha ¿por qué no te importa gastarte 600€ en un carrito de bebé donde las posibilidades de lesiones son casi nulas pero en cambio sí te cuesta gastarte ese mismo dinero en una silla que es el único medio que puede salvar a tu hijo de una lesión grave, como por ejemplo quedar tetrapléjico o parapléjico e incluso morir en caso de un accidente? Seguro que has investigado de día y de noche para elegir el mejor carrito que se adaptase a vosotros y has reunido el dinero de amigos y familiares para poder comprártelo, sin embargo luego has ido a la tienda y has elegido el sistema de retención infantil (SRI) más barato porque “no puedes permitirte otro”. ¿No debería ser al revés?
Nosotros 20 meses después seguimos contentos y felices con nuestra silla a contramarcha y gracias a que cada día hay más familias informadas, en Canarias cada vez más se ven a los niños viajando a contramarcha.