Seguridad Vial en Familia

¿Quieres que Seguridad Vial en Familia de una charla en tu colegio, asociación, tienda, ect...?
Solo tienes que llamarnos al 669479989 o envía un email a seguridadvialenfamilia@gmail.com.

martes, 20 de febrero de 2018

¿Es seguro viajar a contramarcha en caso de que me golpeen por alcance?

Dentro de los falsos mitos que existen acerca de viajar de espaldas a la marcha, uno de los más comentados y que más controversía conlleva es acerca de la seguridad que ofrece una silla de espaldas a la marcha en caso de recibir un golpe por alcance.

Es sobre ese tipo de colisión, donde los mayores detractores de los sistemas a contramarcha, entre ellos algunos "supuestos" expertos en seguridad vial,  se aferran para poner en duda la fiabilidad de la seguridad en el vehículo atendiendo al método nórdico de seguridad en el coche. 

Concepto de Colisión por Alcance: 

La colisión por alcance ocurre cuando un vehículo parado o a baja velocidad es golpeado en su parte trasera por el vehículo que circula detrás de él. Debemos prestar atención a que el vehículo que es alcanzado está parado o circula a menor velocidad del que impacta con él, por lo que su aceleración es prácticamente cero. 

Atendiendo a esta premisa, es necesario recordar nuestra época de estudiante de físicas y refrescar la 2ª Ley de Newton o principio fundamental de la dinámica: La Fuerza que actúa sobre un cuerpo es directamente proporcional a la Masa y a la aceleración con la que se mueve. 




¿Y que pasa cuando la aceleración es CERO, como es el caso de la colisión por alcance? Pues que la formula dará siempre 0. 

Para que podamos entender mejor este tipo de accidentes y como actúa una silla de espaldas a la marcha, he pedido la colaboración de Ana Urbieta, Doctora en Físicas de la Universidad Complutense de Madrid para poder explicarlo de manera más fácil y que resulte  entendible a la mayoría de la población. 

Según la Doctora Urbieta, en un golpe por alcance, estemos parados o en movimiento, la inercia hace que si vamos AFM la cabeza vaya contra el respaldo y si vamos ACM la cabeza vaya hacia atrás (hacia la luna trasera). 
La diferencia es que de la cabeza del niño que va ACM no tira nada más que el peso de la misma, no hay deceleración en ese sentido y tampoco fuerza en ese sentido, por lo tanto, el tirón en el cuello es perfectamente asumible.
Luego entre una silla AFM y una silla ACM, no habría prácticamente diferencias. 

¿Dónde está la diferencia? Pues en lo que ocurre después del impacto. 

Después de que te embisten por detrás, pueden ocurrir tres cosas

1) Que tu coche avance hacia delante un poco y frene reduciendo paulatinamente la velocidad ya que tú no lo aceleras. En ese caso dará igual que el niño viaje de espaldas o de frente a la marcha. 


2) Que tú por el susto que te llevas tras ser alcanzado y desplazado hacia adelante,  hagas uso de una manera brusca del sistema de frenado del vehículo. En ese caso la deceleración es brusca y es la silla ACM la que vuelve a ser la única cosa segura para proteger el cuello del niño de la decapitación interna, ya que tras ese frenazo la cabeza del niño se irá hacia el respaldo evitando que la misma salga disparada hacia adelante como sería en el caso de viajar de frente a la marcha. 


3) Chocas con algo que hay delante de ti (típico choque en cadena o contra un muro, por ejemplo) donde de nuevo aparece una  deceleración  brusca y donde la silla ACM vuelve a ser el único sistema seguro. 




En resumen, la silla a contramarcha es la opción  más segura , no ya por lo que ocurra en el momento del alcance por detrás, sino por lo que ocurre después,  que es : o nada (situación 1) o de nuevo un choque frontal (situación 2 y 3)

Y como la realidad siempre supera a la ficción, aquí tenéis dos accidentes por alcance ocurridos en nuestras carreteras donde los pequeños que viajaban de espaldas a la marcha resultaron ilesos: La pequeña Elisa y Accidente en Gran Canaria

Para más información puedes visitar los siguientes enlaces: 


3 comentarios: